Nota para el viajero


en este blog intento reunir dos de mis más salvajes obsesiones: el arte y la literatura; está dedicado a todos los creadores que de alguna manera siempre me acompañan y han pasado a formar parte de mi manera de entender el mundo...

no soy un "conocedor" académico... así que no me exijan ni tesis doctorales ni razonamientos consecuentes...


sábado, 16 de junio de 2012

Egon Schiele, instinto expresionista

EGON SCHIELE
1890-1918



LA INFANCIA DE EGON SCHIELE

Egon Schiele nació en 1890 en una estación de tren y fue ese mundo cargado de humo el que marcaría su infancia. Su padre estaba al frente de la estación de Tullin, una población cerca de Viena. La sobriedad caracterizaba a la familia del ferroviario, en la que primaba el cumplimiento de los deberes propios y la aritmética más arida, lo cual no dejaba espacio para las bellas artes. Fue casi al final de su etapa escolar cuando los maestros de arte se interesaron por su talento, ya que Schiele no destacaba en el resto de las materias. Le dan clases de pintura y de arte contemporáneo y, poco a poco, el deseo del joven de ser pintor se convierte en una decisión irrevocable. Su juventud se ve ensombrecida por la locura que va haciendo mella en su padre y que acabará por llevarle a una muerte prematura. Sin duda, esta experiencia traumática impregnaría la imaginería sombría y, amenudo, desconsolada de Schiele. Seguidamente, la tutela del joven recae en el padrino Czihaczek, quien avivará su deseo de ser artista, tarea en la que persistirá hasta que su pupilo sea admitido en la Academia de las Artes.



LA ACADEMIA

A los 16 años, Egon Schiele ingresa en la Academia de las Artes, tras haber aprobado el examen de admisión. Con esta formación, Schiele espera iniciarse en los secretos del arte y aprender las distintas técnicas artesanales. Sin embargo, la realidad resulta más sobria: al principio únicamente deberá dibujar y pintar "al estilo clásico antiguo". Como consecuencia de estas parcas enseñanzas, Schiele pierte interés rápidamente y busca otros modelos fuera de la Academia. Sus primerso intentos se sitúan dentro de la pintura impresionista; al mismo tiempo, en los cafés entra en contacto con artistas inscritos en la escena artístitca vienesa, con los que comparte unas mismas ideas. Pero la experiencia crucial viene cuando conoce a Gustav Klimt y a su obra. Aunque el estilo de Klimt impregnará las primeras obras de Schiele, éste no tardará en desarrollar su estilo propio en el mundo del arte.



EL NEUKUNSTGRUPE

En 1909 se producen varios cambios importantes en la vida de Schiele. Tras abandonar la Academia de las Artes, osa dar el paso hacia una existencia incierta: se convierte en pintor. Con otros artistas que comparten sus mismas ideas funda el Neukinstgruppe ("Grupo del nuevo arte"), y, en calidad de presidente, Schiele desempeña un papel decisivo en la organización de la primera exposición del grupo. Esta muestra no consigue beneficios económicos y, en cuanto a la publicidad, sólo obtiene un éxito escaso, a pesar de que Schiele consigue atraer el interés de algunas personalidades importantes. El tío se cansa de su actitud bohemia y en 1910 renuncia a su tutela, así que desde ese momento Schiele también deberá ser independiente económicamente. En 1910 se emancima estilísticamente de la influencia de Klimt. La estructura lisa del cuadro queda en segundo plano en beneficio de las lineas angulosas y los contornos, que se convierten en los elementos característicos de la obra de Schiele. Al erotismo refinado del modernismo Schiele contrapone otra imagen: la sexualidad como impulso humano, existencial y doloroso.



KRUMAU

El año y medio siguiente efectúa estancias más prolongadas en la pequeña población de Krumau, en la Bohemia meridional. La ciudad y los niños se revelan como temáticas nuevas para Schiele y el pintor vuelve su mirada hacía el paisaje. El caracter simbólico impregna varias composiciones figurativas, en las que Schiele aprece entre otros personajes junto a la muerte. Alentado por la poesía de Arthur Rimbaud, empieza a escribir poemas y desde 1910 pondrá titulos poéticos a sus obras. Los viajes a Krumau significan huir de la gran ciudad. Schiele está harto de Viena. La vida en la capital es muy cara. Los primeros encargos para pintar retratos apenas servía para garantizarle la existencia, ya que los reducidos honorarios se pagaban por plazos y tardaban demasiado en llegarle. La glorificación de la vida rural contribuyen al restom así que Schiele opta por vivier en el campo. Pero la realidad no tarde en salirle al encuentro: En 1911 Schiele convive con su modelo, Wally Neuzil, en Krumau, pero la gente del pueblo no ve esta relación con buenos ojos y pone las cosas muy difíciles a la pareja. No les queda más remedio que resignarse y, al final, Schiele se instala en Nuelengbach.



SCHIELE EN PRISIÓN

La población de Nuelenbach tenía un carácter marcadamente rural y era mayoritariamente católica. Se velaba estrictamente por el mantenimiento de las buenas costumbres. En consecuencia, no resultaba extraño que el "concubinato" entre Schiele y Wally Neuzil también provocara el rechazo en esta población, igual que había sucedido en Krumau. Tampoco veían con buenos ojos el hábito del pintor forastero de permitir que los niños entraran y salieran permanentemente de su casa, hecho que despertó la desconfianza de los vecinos. 

Las laxas costumbres que reinaban en la casa del pintor fueron la causa de que los habitantes de Neulengbach decidieran intervenir, causando serios problemas a Schiele: fue acusado de un grave delito sexual cometido con una menor (tocamientos), así como rapto de menores. Un funcionario se escandalizó un un dibujo erótico que estaba colgado en la pared y que, evidentemente, también estaba a la vista de los niños. El arte erótico estaba prohibido públicamente. El dibujo en cuestión fue confiscado (se cree que el juez lo hizo quemar durante el juicio) e igual suerte corrieron 125 dibujos más, que posteriormente fueron devueltos a Schiele. El presunto rapto de menores se aclaró rápidamente, ya que se trataba de una muchacha de Viena que había viajado a Neulengbach tras en pintor por cuenta propia. Sin embargo, el cargo por tocamientos llegó a juicio. Los amigos de Schiele estaban tan preocupados que pensaron basar la defensa en imputabilidad disminuida. No obstante, la muchacha y su padres como parte demandante modificaron su declaración en beneficio del demandado. La condena fue leve y consistio en tres días de arresto, y como la prisión preventiva había sido imputada en la pena, se le excarceló inmediatamnte. Durante su estancia en prisión pintó trece dibujos con acuarelas, en los cuales se percibe la tensión y el temor que sentía.



AÑOS DE ÉXITO

1913 fue un año de éxitos artísticos y económicos para Schiele. Emprendía viajes a Krumau y Wachau, y en el mismo año, expuso en Viena, Budapest, Múnich, Hagen, Hamburgo, Breslau, Stuttgart, Dresde y Berlín. En 1914 forma parte de la "Secesión internacional" celebrada en Roma, y expone en Colonia, Múnich, Bruselas y Paris. Tan pronto como empieza a consolidar su reputación como artista, estalla la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914. La "guerra de los pueblos" marca el final de una época y confirma el hundimiento del imperio de los Habsburgo. A pesar de todo, los últimos años de Schiele se caracterizan por la felicidad personal, los éxistos y una creciente calma interior. En 1914 conoce a Edith Harms, con quien se casa al año siguiente, tras ser llamado a filas. Durante los años de la guerra, estuvo bajo el mando de algunos superiores interesados en el arte que le hicieron más llevadera la etapa de servicio, ya que pudo continuar pintando.



REGRESO A VIENA

A principios de 1917, Schiele es trasladado a la Oficina de Consumo en Viena. En este periodo tiene tiempo para reflexionar sobre el futuro cuando acabe la guerra. Tiene por delante un nuevo inicio y se le ocurre fundar una "galería de pinturas y círculo de estudios", en la que cooperaría artistas plásticos, músicos y escritores. Arnold Schönberg, Gustav Klimt, Josef Hoffmann, etc., debían contribuir a volver a levantar el país. Sin embargo este ambicioso proyecto no pasa de la fase de planificación. Hasta 1918, Schiele efectúa un cambio de estilo que, al final, le reporta el reconocimiento oficial. Tras la muerte de Klimt en la primavera de 1918, Schiele es considerado el pintor más importante de Austria. Pero una epidemia terrible pone fin a su ascenso a la fama. Esta epidemia, la gripe española, causó la muerte de entre 20 y 25 millones de personas en todo el mundo. Un mes antes de que acabe la guerra, fallece su esposa, que estaba embarazada, y Schiele la sigue tres días después.



































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...