Nota para el viajero


en este blog intento reunir dos de mis más salvajes obsesiones: el arte y la literatura; está dedicado a todos los creadores que de alguna manera siempre me acompañan y han pasado a formar parte de mi manera de entender el mundo...

no soy un "conocedor" académico... así que no me exijan ni tesis doctorales ni razonamientos consecuentes...


martes, 27 de diciembre de 2011

Santiago Caruso, aromas de misterio y recuerdo

Hoy traigo a un joven artista argentino, cuya obra ha sido como un flechazo, amor a primera vista.

Como no conozco detalles de su biografía dejo como presentación una entrevista reciente que encontré por la web. 

Podrán encontrar más obras de este artista en las siguientes páginas:


BREVE ENTREVISTA CON SANTIAGO CARUSO


Santiago Caruso es un sorprendente artista e ilustrador de Buenos Aires, Argentina. Desde el 2001 empezó a trabajar profesionalmente y actualmente es una gran revelación como artista en América Latina. Cuenta con un exquisito estilo y unos conceptos que nos animan a internarnos en sus fantásticas obras. 


Antes de comenzar, quiero agradecerte por la oportunidad que nos das para poder entrevistarte. Primeramente, nos gustaría saber dónde empieza a nacer esa pasión e interés por el arte.

Mi interés por lo visual me viene de la historieta y los dibujos animados. La caricatura política de los periódicos y los libros de cuentos eran cosa común desde pibe. Mi viejo se había incursionado en el dibujo en su adolescencia y eso me impresionó, cuando un día mi abuelo desempolvó una serie de papeles ajados, sobre los que mi padre había copiado a tinta o carbonilla algunas cosas. Igualmente mis padres, ambos, garabateaban alguna cosa para que yo copiara. También copiaba de historietas o libritos para colorear. Luego viene mi deambular por las páginas de historietas. De allí también tomé cosas y produje algunos comics en mi adolescencia. Con la indagación de los ilustradores y en sus fuentes de inspiración es que llego al arte de fin de siglo XIX, y allí encuentro una comunión entre lo literario y las artes plásticas, que marcaría mi estilo y búsquedas personales de estos últimos 6 años.


¿Cómo describes tu estilo, cuál es la principal característica que lo distingue de otros?

Tiene el aroma del recuerdo. Tiene misterio, y el misterio siempre es nuevo de algún modo, aunque el poder del que se reviste en mi caso, tiene la solemnidad de lo clásico y antiguo. Es tan antiguo que hoy es nuevo, creo yo. Igualmente en Arte no se puede decir que haya algo nuevo, novedoso. Simplemente es una reelaboración de los lenguajes. Mi arte aúna simbolismo, poética y surrealismo, a mitad de camino entre la ilustración y la plástica. En un medio superpoblado de virtualidad y superficialidad, mi imagen aporta contenido y drama. Es un arte reflexivo, que busca conmover.


¿Cuáles consideras tus influencias principales, aquellas que marcan tu estilo y proceso de trabajo?

El arte en su forma tradicional: bocetar, preparar el soporte de trabajo, afilar herramientas, cuidar de los pinceles un poco, trapear, etc. Ahí encuentro placer, en la cosa real, tangible, que habla en susurros de lo intangible. Para mí ahí está la tragedia humana. Es lo efímero que se cuestiona acerca de lo eterno. Mi principal influencia es el movimiento simbolista de fines del siglo XIX, el surrealismo, la literatura decadentista, lo sobrenatural. Algo de Redon, Klinger, Poe, Schwob y otros. Creo que todas mis fuentes se resumen en el siglo XIX.


¿Cómo es tu proceso de trabajo, manejas alguna serie de pasos?

Primero trato de entender cuál es la columna que sostiene el drama sobre el que voy a tener que construir lo que yo pienso como una reflexión sobre el texto o el tema a representar. Pienso bastante en eso y comienzo a buscar objetos que se puedan interrelacionar para empezar a armar como una oración. Casi que es como escribir con imágenes. Si es necesario boceto en papel o en digital que me agiliza el trabajo. Luego, si se trata de un esgrafiado, fondeo el papel de base con tinta, manchando según la composición el boceto. Lo cierto es que uno pierde todo dibujo previo que pudiera hacer allí, ya que la tinta siempre cubre casi todo. Así que casi que se va dibujando de cero.

En el caso de las acuarelas, dibujo allí mismo y voy pintando tranquilo, incluso dibujando con el pincel.


¿Eres un ilustrador que trabaja para alguna empresa, agencia, etc. o eres independiente? ¿Actualmente como ves el trabajo como ilustrador?

Trabajo de forma independiente siempre, con la ventajas y desventajas del asunto. Estos últimos 4 años han sido muy buenos para mí, ganando reconocimiento internacional después de muchos años de sembrar prolijamente un trabajo de calidad, más allá de las remuneraciones, las exigencias y criterios editoriales. Creo que el mercado esta muy copado por amateurs que han aprendido a manejar algunas sencillas herramientas que ofrece lo digital, en muchos casos, casi regalando su trabajo, lo cual perjudica a todos. La formación estética de los directores de arte en Argentina deja mucho que desear y eso también promueve el ingreso de falsos artistas al medio. Sin embargo, por propia experiencia, sé que el trabajo duro, honesto y bien hecho se abre camino y uno puede vivir de lo que hace.


¿Cuáles crees que son las tres aptitudes, habilidades o características que un diseñador deba tener, desde un punto de vista propio?

Yo puedo hablar de la ilustración, que es lo mío. Creo que las principales aptitudes que debe tener un buen artista son la de una observación crítica y analítica, eso ayuda a ver mejor y también a reflexionar. Es necesaria para construir una visión sólida del mundo exterior e interior del artista, y también para poder mejorar él mismo, reelaborando lo débil o inconsistente en uno. Para concretar esto, el otro elemento necesario es la constancia, la dedicación, el compromiso con la obra y con el otro, que la va a ver. Otra cuestión de vital importancia es la construcción de un canon estético propio, fruto de la visión analítica del arte preexistente y la estructuración progresiva de un nuevo sistema, un lenguaje propio, que es el inevitable producto de lo que el artista es: lo que sabe y lo que intuye. Por supuesto que es obligación conocer la técnica. No es lo único importante, pero sin esta, la posibilidad de control sobre lo que uno hace, así como también la concreción de la belleza, son difícilmente conseguibles.


¿Tienes algún proyecto a largo plazo que te gustaría realizar?

Sí, varios. Uno que tengo armado en parte es una serie de pinturas de procesiones en gran tamaño, que se encadenan entre sí. También planeo una versión libre del Génesis y poder editar mis propios libros.


Esta es la última pregunta, y antes de acabar quiero volver a agradecerte por el tiempo que nos diste para la entrevista y la oportunidad de la misma. La pregunta es: Que consejos les darías a los diseñadores jóvenes que quieren dedicarse a esto?

Yo les agradezco que me den la oportunidad de expresarme. Creo que parte de esta pregunta ya esta contestada antes. Para sintetizar: que se instruyan, que lean, que armen su propia mirada crítica, un pensamiento, que es también un lenguage. Muchos se preocupan de tener un estilo antes de entender la disciplina. Tranquilos: el estilo es el resultado inevitable del sistema de representación del mundo que ustedes construyan. Sean honestos y amen lo que hacen. Defiendan con argumentos lo que piensan, que es lo mismo que lo que hacen, que es lo mismo que lo que son. No se vendan a la picadora de carne.












































































































































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...